Lo confirmó el subsecretario de Hábitat y Vivienda Popular del Municipio, Carlos Vargas, respecto a las cinco viviendas sociales destinadas a familias en situación de vulnerabilidad de derechos. Las mismas fueron licitadas a fines del año pasado y son financiadas con presupuesto del Ejecutivo local en distintos barrios de la ciudad. “Son muchas las estrategias que elaboramos desde el área para llegar con soluciones a cada lugar en donde se nos necesita”, aseguró.

Cabe recordar que, los beneficiarios de este tipo de viviendas se definen de acuerdo al grado de vulnerabilidad de derechos de los grupos familiares, situaciones complejas de salud o la necesidad inmediata por haber sufrido la destrucción total de los hogares a causa de incendio.

En ese marco, el funcionario municipal explicó que “desde la Dirección de Emergencia Habitacional de la Subsecretaría, contamos con un equipo de profesionales, especializados en la construcción y asistencia social que interviene en este tipo de casos, realizando un seguimiento de cada pedido de vivienda para posteriormente llamar a licitación y dar una respuesta a la problemática habitacional”.

“En el caso de estas cinco familias, la obra de las viviendas sociales fue licitada el año pasado, con un plazo de ejecución de 180 días, en los barrios Stella Maris; San Cayetano; Fracción 14; Ciudadela y Jorge Newbery”, detalló e informó que “por razones sociales, familiares, no se ha podido dar inicio a la vivienda del Jorge Newbery que esperamos poder resolver para el mes en curso”.

En ese tenor, el subsecretario señaló que “estamos avanzando, brindando respuestas a todas las familias que necesitan un techo; en algunos casos con la construcción de una vivienda social y en otros, con la entrega de materiales para el mejoramiento de la infraestructura con la que ya cuentan”.

“La idea es poder dar el acompañamiento necesario a estas familias desde el Estado, en pos de mejorarle la calidad de vida”, sostuvo y reconoció que “desde principios de año, se ha registrado una demanda en aumento por la crisis económica-financiera a nivel general y, tenemos más de 500 pedidos formales, en su mayoría originados por la problemática del desempleo, lo que nos obliga a evaluar cada caso, según otros ejes que antes no considerábamos”.

“Mis hijos tendrán una vivienda digna gracias a la Municipalidad”

Esas fueron las palabras de Marina Torres, una de las cinco beneficiarias de las viviendas sociales construidas por el Ejecutivo local, quien aseguró que “tener una casa de contención con gas y los servicios para nuestros hijos nos pone muy felices”.

Cabe aclara que, la familia está conformada por el matrimonio y sus 6 hijos entre 4 y 15 años, quienes debieron refugiarse en una iglesia evangélica durante la catástrofe climática ante la inundación de su vivienda prefabricada y la falta de los servicios de luz y gas.

En ese marco, la beneficiara agradeció a las autoridades de las instituciones del barrio, señalando que “gracias a la intervención personalizada de las directoras del Jardín Maternal de Diadema y del CPB Próspero Palazzo, pudimos acceder a la vivienda social; tras varios informes y el seguimiento de los trámites recibimos el llamado del Municipio anunciando esta hermosa noticia”, subrayó.

“Lamentablemente fuimos una de las tantas familias de Comodoro afectadas por el temporal y tuvimos que abandonar nuestra casa”, recordó y aseguró que “tener un hogar de contención, con servicios básicos como el gas para nuestros hijos nos pone realmente muy felices ya que no es fácil vivir sin esto; los niños se enferman con facilidad, no duermen bien y por eso faltan a la escuela”.

Respecto a los futuros proyectos de la vivienda, la madre estimó su deseo de desarmar la casa prefabricada, con el objetivo de avanzar y terminar las habitaciones para los chicos y así poder brindarles una mejor calidad de vida.