Después de concretarse la entrega de lentes, los vecinos destacaron la posibilidad de acceder al Programa Mirándonos y explicaron cómo mejorará su calidad de vida.

En esa línea, una de las beneficiarias comentó que “por estos días, no tengo trabajo ni obra social, y realmente necesito actualizar la graduación de mis lentes porque sufro severos problemas de visión. Estoy agradecida con el Municipio por facilitarme estos nuevos anteojos, que son muy importantes para mí y que no puedo pagar de forma particular”.

De igual manera, otro vecino coincidió en las dificultades laborales y económicas que atraviesa la comunidad en general para costear anteojos recetados; y expresó que “hoy me toca recurrir al Estado y me encuentro con un Estado presente, así que estoy agradecido con este Municipio que piensa en los que menos posibilidades tenemos”.

Por último, la mamá de un niño que resultó beneficiado con esta nueva entrega de lentes, aseguró que “es la primera vez que acudo al Estado en búsqueda de asistencia y la respuesta fue muy rápida. Estoy feliz con los nuevos anteojos de mi hijo porque me resulta imposible costearlos, ya que estoy sin trabajo”.