Por su parte, algunos de los beneficiarios de los lentes recetados y gratuitos que otorga el Municipio, valoraron el compromiso para garantizar el acceso a la salud y, por otro lado, explicaron cómo impacta de forma positiva en sus vidas este beneficio.

En ese sentido, Claudia una de las beneficiarias, dijo que “fue muy sencillo poder acceder al trámite y se cumplió en el tiempo que me habían indicado, con un constante acompañamiento por parte del personal de Salud. Me dedico a la podología y la vista para mi trabajo es fundamental; por mis ingresos y sin obra social, es imposible costear un par de anteojos porque ronda los 10 mil pesos”, reconoció.

“Estoy muy agradecida con el Municipio y doy mi testimonio acerca de que la ayuda es real. Todo aquél que necesite anteojos y no pueda pagarlos, puede confiar en este programa, que es gratuito y de fácil acceso”, afirmó.

En tanto, Julio otro de los beneficiarios señaló los motivos por los cuales no puede costear sus lentes y lo que representa esta ayuda para él y su familia. “Hace poco sufrí un ACV y perdí un alto grado de visión, y no puedo trabajar para juntar la plata y comprar mis anteojos. Gracias a este programa hoy puedo tenerlos y minimizar las consecuencias del problema de salud que tuve”, subrayó el vecino.

Del mismo  modo, Pabla otra vecina que ya cuenta con sus anteojos, coincidió al recalcar que “trabajo por hora y por mucho que ahorre no puedo pagarlos. Es una excelente propuesta del Municipio para ayudar a los sectores más vulnerados; y lo importante es que los lentes son de calidad, con buenos vidrios y el marco que uno elige”, finalizó.