Este jueves, funcionarios municipales participaron del acto por el 118º aniversario de la llegada de los primeros inmigrantes bóers a Comodoro Rivadavia. “Ellos son parte importante del crisol de colectividades que forjaron una ciudad pujante como la nuestra”, destacó la secretaria de Cultura, Liliana Peralta.

En ese contexto, la actividad se desarrolló en el boulevard Colonos Sudafricanos, ubicado en la intersección de Avenida Alsina y calle Rawson, cumpliendo todos los protocolos sanitarios en el marco de la pandemia de Covid-19. En la ocasión, se recordó a los pioneros boers que desembarcaron en nuestra ciudad el 4 de junio de 1902.

Durante los discursos, se hizo alusión a la llegada de este primer contingente, que se produjo luego del conflicto que se había desatado entre las repúblicas bóers y los estados soberanos que habían sido creados por el Imperio Británico, que desembocó en una guerra entre los años 1899 y 1902.

Tras la victoria de los británicos, los bóers debieron optar entre el sometimiento y el exilio, por lo que una gran parte de ellos buscaron una nueva tierra que los albergue, siendo nuestro país uno de los lugares elegidos, gracias a sus políticas inmigratorias y a su vasto territorio al que los gobernantes de la época invitaban a extranjeros a poblarlo.

Al respecto, Liliana Peralta afirmó que “los bóers llegaron a Argentina con sus familias, dispuestos a trabajar y progresar, pero también a difundir sus ricas costumbres. El hecho de que su arribo haya sido en las costas de Comodoro Rivadavia es muy importante, porque muchos de ellos se instalaron en lo que hoy es nuestro ejido urbano y zonas aledañas, como Sierra Nevada, Sierra Victoria, Sierra Cuadrada, Salamanca y Sarmiento”.

En ese sentido, expuso que “esto favoreció el desarrollo agropecuario de la región, ya que se especializaban en la cría de ganado lanar y llegaron a la Patagonia con todos sus implementos agrícolas. Demostraron sus habilidades de granja y en pocos años cambiaron las condiciones de vida de Comodoro y sus alrededores, a pesar de lo árido del suelo y a las complicadas inclemencias climáticas”.

“Los pioneros sudafricanos fueron gente de campo y luchó día a día por mejorar su trabajo y su vida, y se sumaron al esfuerzo de todos los inmigrantes para convertir a Comodoro Rivadavia en la ciudad pujante que vemos hoy. Debemos reconocer y valorar permanentemente la gran labor que llevaron adelante para que las nuevas generaciones los tengan presentes”, concluyó Peralta.