Los referentes de los equipos de futbol que ahora podrán entrenar en instalaciones calefaccionadas coincidieron en agradecer al Municipio por la firma del convenio y aseguraron que de esta manera se fortalecen las propuestas deportivas que brindan a la comunidad.

Sobre el tema, Juan Aguirre, de Los Guardianes del Abel Amaya, explicó que “la disponibilidad de un espacio cerrado garantiza la continuidad de la práctica deportiva, sin importar cómo esté el tiempo. Por estos días, nucleamos a 70 niños en el equipo, pero el año pasado llegamos a 150. Poco a poco dejaron los entrenamientos por tener que estar al aire libre”, indicó.

De igual manera, Carlos Levi, del 14 Full HD, agregó que “es fundamental que nuestros entrenamientos no dependan de las condiciones climáticas, porque, más allá de tratarse de un partido de futbol, esta es una herramienta que tenemos para contener a los niños y jóvenes del barrio, que sabemos que están todos juntos con una pelota y no en cualquier lado”.

“Por ello –continuó- queremos agradecer al Municipio, que pone también su atención en el deporte inicial barrial y que con una acción de estas características hace sentir a los niños que están jugando en primera”.

Asimismo, Natalia Huenchillán, DT de fútbol femenino y referente de las Peques de la 14, hizo hincapié en la importancia de que el espacio cedido esté próximo al domicilio de las niñas que integran su equipo; y explicó que “para los que vivimos en esta zona, un gimnasio municipal se torna inaccesible por las distancias, así que esta iniciativa responde a lo que estábamos precisando”.

Por otra parte, y en nombre de todos los equipos beneficiarios, expresó la necesidad de replicar el convenio en otros barrios; al señalar que “los de este sector de la ciudad estamos plenamente agradecidos con el Municipio por esta oportunidad, pero también confiamos en que se realizarán las gestiones correspondientes para que esto llegue a otros barrios”.