Así lo indicó el intendente Juan Pablo Luque esta mañana, tras encabezar junto a los miembros del Superior Tribunal de Justicia el acto de finalización de obra de la primera etapa de la Ciudad Judicial, cuyo edificio fue bautizado en homenaje al Dr. Marcelo Guinle, quien pugnó por esta gran obra.

En pocos meses, el enorme edificio ubicado calle Alcorta entre Juan B. Justo y Juan de Garay, albergará los juzgados no penales y otros organismos del Poder Judicial en esta primera etapa prácticamente terminada.

En esta oportunidad, además del mandatario local, estuvieron presentes el viceintendente Othar Macharashvili; el intendente de Rada Tilly, Luis Juncos; el diputado nacional, Gustavo Menna; diputados provinciales; el ministro de Hidrocarburos, Martín Cerdá; el presidente del Superior Tribunal de Justicia de Chubut, Mario Luis Vivas; el vicepresidente Alejandro Javier Panizzi; miembros del gabinete; concejales; magistrados y trabajadores del Poder Judicial.

En este marco, Luque expresó su gran emoción por la conclusión de la primera etapa de la obra que comenzará a funcionar en pocos meses, y por la designación del nombre del edificio: “Hoy es un día histórico en Comodoro Rivadavia, de enorme alegría y justicia, considerando que descubrimos la placa de la figura del Dr. Marcelo Guinle, quien fue intendente de la ciudad, un gran legislador Nacional que se recuerda permanentemente por su honradez, seriedad y profesionalismo. Es un honor que este edificio lleve su nombre”.

Asimismo, se refirió a la obra emblemática que, después de muchos años, comienza a cobrar vida: “Este edificio demuestra las historias truncas, de olvido, falta de inversiones y desidia del Estado en muchos aspectos, motivos por los cuales esta obra estuvo abandonada durante tanto tiempo. Sin embargo, hoy es un lugar emblemático para las futuras generaciones de nuestra región y en particular para la ciudad”.

Por otro lado, el intendente expuso la necesidad de verlo funcionar porque es “un sueño para todos los comodorenses y unificar fuerzas para poder terminarlo con el objetivo que los empleados de la justicia puedan estar en un lugar acorde a su labor diaria, como se merece un fuero tan importante. Desde mi rol con enorme alegría e impronta estamos presentes acompañando cada evento”.

“Agradezco y destaco las gestiones del intendente”

Por su parte, el presidente del Superior Tribunal de Justicia de Chubut, Mario Vivas, reconoció las gestiones del intendente Juan Pablo Luque ante organismos nacionales y entidades locales: “Él allanó el camino y facilitó nuestra tarea, sin su ayuda esto no hubiera sido posible, y sin la generosidad de su equipo de trabajo”.

Por otro lado, se refirió a la figura del Dr. Marcelo Guinle y recordó su sentido de pertenencia y lealtad. “Por estos valores, es nuestro propósito y orgullo finalizar esta obra porque él pensaba constantemente en Comodoro y este es el mensaje que queremos transmitir. Sabemos que hay muchas deudas por saldar en nuestro fuero, pero vamos a comenzar a cerrar esta brecha en un trabajo mancomunado con las áreas correspondiente entre el Estado provincial y local”, aseveró.

Para finalizar, el vicepresidente del Superior Tribunal de Justicia, Alejandro Panizzi, sostuvo que “es uno de los edificios públicos más grandes de la Patagonia y no podía ser que la circunscripción más importante de la provincia no tenga su propio palacio de Tribunales, pero hoy vemos esa realidad que se está cumpliendo y con el cual Comodoro se merece contar”.

Cabe destacar –explicó- “que contar con un edificio propio, nos va a permitir dejar de pagar los altos costos locativos y es un gran beneficio para el presupuesto judicial. De esta forma, en pocos meses avanzaremos con las mudanzas ya que, este será un edificio inteligente que concentrará muchos organismos, juzgados, oficinas judiciales, una sucursal del banco de Chubut, equipos técnicos multidisciplinarios, servicios de cafetería y lunch, entre otros, por esto el nombre de Ciudad Judicial”, concluyó Panizzi.