La Constitución Nacional Argentina establece en su artículo 124 la posibilidad de que las provincias se integren formando regiones para diversos fines. Tiene una superficie de 930.638 km² (área continental Americana), 1.911.605 km² (incluyendo territorios reclamados).

El Tratado de la Región e la Patagonia dice que, “La región tendrá como objetivo general proveer al desarrollo humano y al progreso económico y social, fortaleciendo las autonomías provinciales en la determinación de las políticas nacionales, en la disponibilidad de sus recursos y el acrecentamiento de su potencial productivo, conservando la existencia de beneficios diferenciales que sostengan el equilibrio regional”.