Los referentes de cooperadoras escolares y bibliotecas populares coincidieron al destacar la necesidad de estos aportes económicos, para fortalecer la atención y el acompañamiento que se brinda a niños y adolescentes en los establecimientos escolares. Aseguran que se sienten contenidos por la política educativa del Ejecutivo local.

Pedro Caffaro, de la asociación cooperadora de la Escuela Hospitalaria y Domiciliaria Nº 302, que funciona en Km. 3, comentó que perciben estos fondos desde el año pasado y explicó cómo impacta esta ayuda económica en el servicio que ofrecen a la comunidad.

En detalle, especificó que “esta escuela, en particular, demanda a los docentes la utilización de material y herramientas distintos a los que se requieren en las clases áulicas, ya que deben trasladarse hasta los hogares de los niños. En este sentido, con los aportes del FAEM, pudimos comprar muchas cosas que hacían falta para que la educación domiciliaria sea tan efectiva como la que se dicta en las escuelas”, puntualizó.

Por su parte, María Laura Carmona, de la cooperadora de la Escuela Nº 2, destacó la transparencia en la administración de estos aportes, asegurando que “así como los recibimos en tiempo y forma, a nosotros también se nos exige un detalle del destino de los mismos; lo que nos invita a invertir priorizando las necesidades del alumnado, con la certeza de que se sostendrá esta ayuda en el tiempo”.    

En tanto, el presidente de la cooperadora del colegio Nº 760, Ricardo Rodríguez, agregó que “ante la falta de suministro de recursos, este acompañamiento del Municipio se vuelca a necesidades básicas de los niños y jóvenes de nuestra escuela, como la adquisición de alimentos para garantizar el desayuno y la merienda, y materiales áulicos para el dictado de talleres y la confección de boletines”.