De 50 automovilistas controlados por la Subsecretaría de Control Operativo del Municipio, más del 20 por ciento arrojó resultados positivos en el test de alcoholemia. En ese marco, el titular del área, Ricardo Murcia, aseguró que “ante la falta de toma de conciencia sobre el tema por parte de la gente, intensificaremos los controles y sumaremos dispositivos para lograr mayor rigurosidad en los mismos”.

Este jueves en horas de la madrugada, en la intersección de calles Abásolo y San Martín, en la zona céntrica de la ciudad, se procedió a la realización de controles de alcoholemia y de documentación personal y vehicular; con la participación de inspectores de la Subsecretaría de Control Operativo y agentes de la Seccional Primera de la Policía del Chubut.

En detalle, el subsecretario Murcia informó que “sobre un total de 50 vehículos controlados, 11 arrojaron resultados positivos para el test de alcoholemia; con 2 casos de fuga de vehículos también por presunción de índices de alcohol en sangre. Cabe destacar que los rodados en infracción fueron secuestrados y trasladados al Corralón, mientras que aquellos que evadieron el puesto de control ya fueron identificados y se les aplicará la multa correspondiente”, especificó.

Continuando en esa línea, el funcionario lamentó la cifra de vehículos en infracción y explicó que “es un número que se repite en cada operativo que llevamos adelante, demostrando una conducta totalmente irresponsable por parte de los automovilistas de la ciudad”.

“Pese a todos los esfuerzos y acciones que realizamos desde el Municipio, resulta muy difícil cambiar la conducta de la gente y que tome conciencia acerca de las consecuencias de ponerse al volante bajo los efectos del alcohol. Todavía no podemos llegar con el mensaje de que la principal causa de muerte en accidentes de tránsito en Argentina, son los automovilistas que conducen en estado de ebriedad”, recalcó.

Asimismo, Murcia cuestionó que gran parte de la comunidad entiende a estos controles como “una medida recaudatoria y no como acciones preventivas, cuando las cifras que registramos en cada operativo son altísimas. Nuestro compromiso es con los peatones y conductores que no tienen que resultar víctimas de irresponsables al volante”.

Por último, se refirió a las acciones que se concretan desde el Ejecutivo de cara a minimizar las mencionadas estadísticas, con la mirada puesta en las nuevas generaciones de automovilistas. “Actualmente, el grueso de nuestro trabajo se concentra en los niños y adolescentes, que son multiplicadores de los mensajes en sus casas y se prevé que llegarán a su adultez con herramientas para no repetir este tipo de conductas”, puntualizó Murcia.

En ese tenor, el subsecretario sostuvo que “estamos próximos a incorporar un nuevo alcoholímetro, para aumentar el número de test por noche; y lo mismo ocurre con los dispositivos para controlar los índices de narcolemia, que se implementarán por primera vez en Comodoro. Seremos inflexibles en este tipo de controles, hasta que la gente entienda y asuma el hábito de no conducir un vehículo si se encuentra bajo los efectos del alcohol”, concluyó.