Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los vecinos y atender la demanda social en materia de salud pública, desde el gobierno local a través del Programa de Prótesis Dentales Sociales de la Secretaría de Salud, se ofrecen distintos tratamientos orales y rehabilitación protésica a personas que no cuentan con cobertura médica; proyectando para este año, la entrega de más de 100 tratamientos.

En este marco y teniendo en cuenta el déficit existente en lo relativo a salud bucal en los diferentes grupos sociales, principalmente en la tercera edad, y los altos costos que implica el acceso a los tratamientos; desde el Ejecutivo local se profundiza en la implementación de políticas públicas que apuntan a la contención y solución ante esta problemática para aquellas personas que se ven imposibilitadas de acceder a las prótesis.

Cabe recordar que, los dientes forman parte del sistema estomatognático, cuyas funciones primordiales son masticar los alimentos y hablar, por lo que toda patología que aqueje a los elementos dentarios puede generar consecuencias en los aparatos digestivo y respiratorio e, incluso, en la comunicación, disminuyendo la calidad de vida de la persona afectada.

En ese sentido, este programa sanitario no sólo incluye las entregas de prótesis, sino también reparaciones dentales, colocaciones de placas y distintos tratamientos bucales. En lo que va de 2019, desde la gestión municipal se otorgaron 30 prótesis y la expectativa es superar las 100 con los pacientes que se encuentran actualmente en lista de espera.

Proceso de colocación de prótesis dentales

Respecto al proceso de colocación de la prótesis, el mismo comienza con el diagnóstico del odontólogo, quien luego de los análisis y controles médicos correspondientes, elabora el plan de tratamiento, que puede ser para la reposición de piezas dentales o para la prevención de futuras pérdidas.

En esa línea, una vez que la persona está apta para la rehabilitación protésica, se sigue una serie de pasos que concluye con la instalación de prótesis movibles. Por último, se controla al paciente de forma periódica para evaluar su funcionalidad y adaptabilidad.